Hablar en Granada de la tapa, es hacerlo del elemento esencial por antonomasia de la gastronomía de esta maravillosa localidad andaluza. Se trata de una forma muy sencilla y apetecible de disfrutar de esta ciudad llena de embrujo y cargada de siglos de historia. La evolución de la cocina granadina, una de las más punteras de Andalucía, ha ido emparejada con la evolución también de esta antigua costumbre de la tapa, que se ido ha adaptando en todo momento a lo que demandaba la ciudad, sus gentes, el turismo y la realidad social y cultural que la enriquece.

La tradición del tapeo en Granada, nos invita a conocer la ciudad, yendo de bar en bar, descubriendo su patrimonio monumental y disfrutando de su vasta y variada gastronomía. Pida una cerveza o una copa de vino en Granada y prepárese para disfrutar de un abanico casi infinito de especialidades que abarcan todos los elementos de la cocina, tradicional y vanguardista, y que conjugan los frutos del mar, la tierra, la vega granadina y la caza.

Irse de tapas por Granada, es una forma de hacerse granadino por unas horas y disfrutar de su cultura, sus gentes y, en definitiva, de una forma de vida…¿les apetece?

La Chicotá. Situado en la zona centro de la ciudad, cerca del Ayuntamiento, este local ofrece un trato y servicio exquisito. Sus especialidades van desde las setas en salsa, a los revueltos de salmón con tomate natural, pasando por pechuga de pollo chicotá, el champiñón en vinagre o sus ricas patatas rellenas.

Bar la Abadía. Es un establecimiento pequeño, situado en la misma zona centro, que lleva años cuidando sus tapas entre las que destacan la tortilla española, las carnes a la parrilla y el jamón braseado. Entre sus especialidades se encuentran sus paellas y arroces y una gran variedad de platos granadinos. Son famosas sus roscas y patatas con mojo picón.

Restaurante La Corrala del Carbón. Se encuentra junto al Corral del Carbón (conocida casa y patio de vecinos de Granada, en la que se realizaba compraventa de trigo allá por el siglo XIV). Este restaurante imita en su interior a un típico patio andaluz, con todo lujo de detalles. Nos ofrece una carta con protagonismo especial para las carnes de buey, ternera, cordero y cochinillo. A esto añaden una gran variedad de platos caseros como el salmorejo, las habitas con jamón ibérico o unas deliciosas croquetas.

Taberna La Tana. Taberna enclavada en la zona del Realejo, de ambiente familiar llevan casi un cuarto de siglo manteniendo un reconocido prestigio en toda Granada, con una oferta basada en la cocina tradicional. Acude público de todos los rincones, que viene buscando el deleite de sus famosas tapas y raciones. De entre todas ellas, podemos destacar el lomo a la sal, el salmorejo o una riquísima receta de la paletilla ibérica. Ofrecen cursos de cata para ayudar a degustar su amplia carta de vinos.

La Criolla Gastro bar. Está situada en la zona centro de la ciudad. Trabaja la cocina mediterránea, conjugándola con originales toques de autor y una elaborada presentación en sus propuestas. Por medio de su carta de tapas y raciones, pretenden hacer un recorrido por los sentidos. Las tapas van variando según la temporada y los productos del mercado, por lo que siempre nos encontraremos algo diferente y nuevo. Destacamos su pulpo seco braseado al estilo de Motril, el tataki de atún, el bacalao gratinado con ali-oli de manzana o platos tan originales como el Vampi Tostón (pan negro relleno de morcilla, mousse de queso, pasas, piñones y mahonesa de wasabi).

Casa Manolo Torcuato. Este bar de cuidada cocina tradicional, se encuentra en el emblemático barrio del Albaicín. Con sus más de ochenta años de historia, es ya una de las paradas obligatorias en toda salida que realicemos por esa zona. Ofrecen una carta de tapas que conjugan a la perfección diseño innovador, calidad y esmerada presentación.

No debemos perdernos sus Huevos del Rey Midas, o el timbal de atún con salsa tártara, las mini hamburguesas de rabo de toro, el rape, sus famosas patatas volcánicas o el crujiente de queso. De entre todos sus platos destacamos, por su originalidad, Fusión Andalusí que constituye un manjar único a base de la fusión perfecta entre el salmorejo cordobés y el remojón granadino.

Mesón Casa Eloy. Establecimiento situado en el castizo barrio del Zaidín, es una de las paradas imprescindibles si salimos de tapas por la ciudad de la Alhambra. Nos ofrece una carta basada en la cocina de recetas tradicionales y con productos artesanos, en los que destaque la calidad. Poseen secadero propio de jamones y fabrican embutidos caseros que se pueden comprar por piezas; igualmente, para los platos elaborados con huevos, se  emplean los de sus propios corrales.

También son famosos sus pinchitos morunos, o el montadito de tronco de atún con pimiento morrón, las roscas y canapés variados, el choto frito con ajo y los surtidos a base de embutidos de fabricación propia.

Casa Juanillo. Establecimiento enclavado en un lugar privilegiado del Sacromonte, desde donde se contemplan las más bellas vistas de Granada. Punto de encuentro habitual de las más grandes figuras del flamenco, donde es fácil encontrarse inmerso en una de sus innumerables tertulias.

En su oferta gastronómica encontramos frituras de pescado, diversas especialidades en carnes y varios de los platos típicos de la cocina granadina. Pero sin duda, el plato estrella que podremos degustar aquí es la tradicional y popular Tortilla del Sacromonte.

También podemos disfrutar con las tapas de asadura, setas a la plancha, carne en salsa o el famoso “pescaíto frito”.

La Riviera. Se trata de una cervecería que está situada en una de las zonas más transitadas de Granada: cerca de la Gran Vía y la famosa calle Elvira. Sus tapas tienen fama por ser contundentes. Destacan sus roscas y elaborados montaditos, albóndigas y croquetas caseras.