La provincia de Granada alberga algunos de los recursos paisajístivos de mayor valor para el conjunto nacional. Si aún no has estado allí, aquí encontrarás una guía de rincones que no debes dejar de visitar.

En primer lugar, al visitar Granada, la Alhambra es destino obligatorio para todos aquellos que pasen por la ciudad. Se trata del monumento histórico más visitado de toda la península ibérica. Los detalles de la fachada del cuarto dorado, el patio de los leones, la exquisita bóveda de la sala de los Abencerrajes, todo un espectáculo arquitectónico e histórico.

alhambra de granada

La visita completa al lugar puede llevar unas cuantas horas, por lo que una buena comida debería ser nuestro siguiente destino. Si apetece un menú contundente de tres platos puede querer disfrutar de las vistas de la Alhambra desde el restaurante mirador Carmen de Morayma, donde es posible degustar buena gastronomía, apreciar otro bello edificio histórico mientras permanece inmerso en un ambiente típico y tradicional.

Por la tarde puede emprenderse el viaje hacia la Alpujarra Granadina, a unos 45 kilómetros de la capital se encuentra un entorno de alto valor ecológico. Los paisajes naturales toman aquí el relevo, En las faldas del Parque Nacional de Sierra Nevada se halla nuestro destino, famoso por su agua de gran calidad, sus preciosos parajes, y la salubridad de su aire, Lanjarón.

El propio pueblo merece una breve visita, pero lo mejor que se puede hacer por la zona es disfrutar de las rutas para caminantes que discurren por las suaves laderas, llenas de naranjos, almendros y otros árboles de uso tradicional en las proximidades de las casas y de romerales, tomillares y otros tipos de matorral aromático mediterráneo en aquellas zonas más expuestas al sol y menos transformadas.

alpujarra granadina

Regresar cansado a Lanjarón es parte del plan. Puedes pernoctar en alguna de las muchas casas rurales que existen en el entorno, algunas de las cuales tienen piscina para que te puedas relajar tras el paseo, y gran parte de ellas ofrecen buenos dormitorios y comida tradicional de calidad.

A la mañana siguiente puedes dirigirte hacia el Parque Nacional de Sierra Nevada. En la zona de mayor protección se encuentra el pico más alto de la península ibérica, el Mulhacén. Si te gusta el deporte puedes realizar una excursión por el cordal, en caso contrario es posible contratar a un guía que te mostrará la importancia de este enclave como bastión para la biodiversidad. Si tu viaje está planeado para el invierno, tal vez te interese acceder a la estación de esquí. Las posibilidades que ofrece la montaña son amplias.

Si aún te queda tiempo antes de regresar a tu casa, el pueblo de Baza, situado en una zona de aspecto desértico o estepario, se considera el más bonito de Granada. Sin lugar a duda el colofón para terminar este viaje y quedar con buen sabor de boca por visitar Granada y sus alrededores.

baza granada